Uña encarnada - Causas, síntomas, tratamiento

una encarnadaCuando una uña crece hacia dentro, normalmente está un poco doblada de manera que crece dentro de la piel, especialmente en los lados de la uña. Al principio, esta presión causa dolor y a veces callos. Esto puede causar irritación o inflamación, aparte del dolor.

Esto también puede dañar la piel, haciendo que las heridas puedan llegar a infectarse.

Normalmente, este problema se da en el dedo gordo. La gente joven suelen sufrir más a menudo de este problema, probablemente porque las uñas son más finas.

Causas de las uñas encarnadas

Hay muchas causas que pueden provocar las uñas encarnadas:

  • La genética, muchas veces este problema se hereda.
  • Un traumatismo, como un golpe contra un mueble, puede dañar la uña, haciendo que ésta comience a crecer clavándose en la piel.
  • La causa más habitual de las uñas encarnadas es recortarse demasiado las uñas haciendo que estas se entierren en la piel de manera que ésta parece enroscarse por encima de la uña.
  • Calzado inadecuado, por ejemplo zapatos muy ajustados en la zona de los dedos.
  • Otros factores como hongos en las uñas pueden influir en el nacimiento de las uñas encarnadas.

Síntomas

El principal síntoma es que la uña crece dentro de la piel en el borde del dedo causando irritación y dolor.{tab=Tratamiento}

Tratamiento

En las etapas iniciales se puede conseguir un alivio con remedios caseros como baños de pies en los que nos ocuparemos especialmente de la uñas. Igualmente, el tratamiento de un podólogo puede ser de ayuda.

Los podólogos pueden tratar las uñas encarnadas de diversas formas:

  • Poner un soporte para la uña que asegure que ésta vuelva a crecer correctamente.
  • Poner una gasa bajo en las partes de la uña que crecen hacia adentro.
  • Redondear los bordes de la uña para que no sigan creciendo irritando la piel.

A veces puede ser necesario operar la uña encarnada cuando el resto de tratamientos no han dado resultado. Este tipo de operaciones son de cirugía ortopédica y se hacen con anestesia local.

En la operación, una porción de la uña o de la base de la uña (lecho ungueal) es retirado. En los casos más severos podría ser incluso necesario retirar la uña completamente.