Tratamiento de la fascitis plantar

tratamiento

Dado el número de tratamientos posibles para la fascitis plantar te puede costar decidirte por uno en particular. Vamos a intentar guiarte en la elección ofreciéndote una revisión de los tratamientos e indicando los pros y los contras. Algunos de estos métodos se pueden aplicar con facilidad, y merece la pena probar alguno de éstos antes de comenzar con tratamientos más drásticos.

Es siempre muy aconsejable consultar al médico; pero ten en cuenta que en las etapas iniciales de la lesión, algunos tratamientos son muy sencillos y efectivos:

Revisa tu calzado y si es necesario cámbialo porque un calzado en mal estado o inadecuado puede ser el causante de tu lesión. Ten en cuenta, además, que hay bastantes plantillas en el mercado que son lo suficientemente buenas para mejorar el apoyo del pie.

También puedes analizar la postura cuando estás de pie y andando. Si es el caso, perder un poco de peso también ayuda a descargar la fascia plantar. Puedes tomar analgésicos contra el dolor, pero ten en cuenta que esto no cura la lesión, sólo alivia el dolor.

Si todavía sientes dolor en el talón, prueba a hacer estiramientos en la planta del pie y los músculos de la pantorrilla. Los estiramientos son muy efectivos y se pueden combinar con un poco de ejercicio que potencie los músculos de la pierna. Si no lo conoces, el calcetín de Estrasburgo puede ser de gran ayuda. Aplicar frío a la lesión también ayuda reduciendo la inflamación y calmando el dolor.

En caso de que ninguna de estas medidas de resultados, deberías acudir a tu médico, fisioterapeuta u ortopeda. En la ortopedia te pueden hacer plantillas adaptadas a tu lesión; el fisioterapeuta te puede ayudar con masajes, estiramientos y potenciación de los músculos. También te pueden ayudar con vendajes funcionales en el pie y tratarte con crioterapia y electroterapia. Este ultimo tratamiento está teniendo cada vez mejores resultados.

Si con todo esto todavía no sientes mejoras existen todavía algunas posibilidades para curar la lesión, como cirugía o infiltraciones que suelen tener efectos positivos, aunque en algunos casos los resultados pueden quedar lejos de lo deseado. A continuación listamos algunos de los tratamientos que hemos comentado:

  • Masaje.
  • Masaje de puntos gatillo.
  • Acupuntura.
  • Acupuntura de puntos gatillo.

Hay otras opciones, pero son demasiado específicas o no están suficientemente contrastadas como para comentarlas. De todas formas, si quieres investigar más sobre esto puedes encontrar bastante información en internet buscando términos como osteopatía, homeopatía, síntomas físicos del estrés, etc.