Tratamiento con frío

frioEl frío estimula la circulación sanguínea y reduce la inflamación, además tiene un efecto analgésico con lo que ayuda a calmar el dolor y el espasmo muscular. Por esto se puede aplicar frio al espolón calcáneo o fascitis plantar para calmar el dolor y reducir la inflamación.

Ahora bien, enfriar la zona no es la solución para curar la lesión, aunque es aconsejable alternada con otros tratamientos de fisioterapia.

Este tipo de tratamiento con frío suele realizarse utilizando hielo, puede ser con una botella llena de agua y congelada o utilizando un bote de refresco bastante frio, también puede utilizarse una bolsa de hielo (una bolsa de guisante siempre viene bien para tratar cualquier lesión, ya que se adapta a cualquier parte del cuerpo). Para el empleo del frío en la zona a tratar debemos siempre utilizar una toalla o pañuelo para que evitar exponer en la piel los materiales congelados.

Esta técnica es especialmente útil en las primeras etapas del desarrollo de un espolón y deben tener una duración de 10-12 minutos durante 3-4 veces al día.