La fascitis plantar y plantillas

plantillas-y-fascitis-plantar

Una de las causas más importantes de la fascitis plantar es un apoyo incorrecto del pie. De ahí que las plantillas jueguen un papel muy importante en la prevención y alivio de la fascitis y el espolón calcáneo.

En las primeras etapas de la fascitis plantar o del espolón calcáneo es posible obtener resultados positivos con unos protectores de talón (taloneras) que amortigüen al caminar. Estos protectores son bastante económicos y en ocasiones llegan a ser un remedio suficiente. Las plantillas, aunque más caras, abarcan la totalidad de la planta del pie, con lo que ayudan a un apoyo correcto.

Diferencias entre protectores de talón y plantillas:


1.- Los protectores de talón están disponible en cualquier zapatería, en farmacias y ortopedias, incluso online en tiendas especializadas. Estos protectores suelen ser económicos y pueden usarse por personas tanto con fascitis plantar como con espolón calcáneo. La razón principal de recomendar los protectores es la elevación del talón. Con esta elevación se alivia un poco la tensión en la fascia plantar y esto puede ser suficiente para calmar el dolor de talón.

Éstos protectores pueden proporcionar un poco de amortiguación, ya sea a través de materiales blandos bien almohadillados y bien ajustados o mediante un hueco en el protector que coincida con la posición del espolón en nuestro talón.

Hay muchos tipos de protectores de talón, por tanto se debe probar hasta ver cual se adapta mejor a su dolencia.

2.- Plantillas: podemos encontrar en el mercado una gran variedad de plantillas -tal y como ocurre con los protectores de talón- tanto en zapaterías, farmacias, ortopedias, como a través de internet.  Por lo general, son menos económicas que los anteriores, pero no dejan de ser una solución económica para nuestro problema. Las plantillas suelen tener los mismos efectos que las taloneras, pero añadiéndo apoyo y amortiguación adicional para todo el pie.

Tanto plantillas como taloneras pueden ser de utilidad como primera medida de tratamiento. Pero los efectos pueden variar mucho entre personas, por lo que en caso de no obtener alivio con es muy aconsejable acudir al médico, ortopeda o fisioterapeuta.