Ondas de choque

ondas-de-choque

Las ondas de choque se han convertido en uno de los tratamientos estándar de los fisioterapeutas para tratar el espolón calcáneo y la fascitis plantar ya que tiene una tasa de éxito muy alta.

Este tipo de tratamiento usa ondas de alta frecuencia de sonar que se orientan directamente a la lesión o al área circundante. Estas ondas sonoras estimulan los tejidos lesionados y consiguen acelerar el proceso de curación llegando a frenar la inflamación crónica. Normalmente, a partir de los 4 u 8 tratamientos se puede empezar a notar la mejoría.

El tratamiento puede ser un poco dolorso, dependiendo de la energía que transmitan las ondas. Así, cuando se aplica con baja intensidad puede ser relajante, pero a medida que se incrementa la intensidad de las ondas puede llegar a ser doloroso. En todo caso, las primeras veces resulta una experiencia inquietante. En caso de sesiones intensivas, la zona tratada puede quedar sensibilizada durante un par de días.

Copyright propiedad de BTL