La fascitis plantar y el masaje de fricción

El masaje de fricción se suele aplicar junto con otros tratamientos como la fisioterapia. El objetivo es aplicar un masaje en los tejidos más profundos dañados por la fascitis o el espolón. El objetivo de este tipo de masaje es relajar y soltar el tejido de la fascia plantar e incluso romper los depósitos de calcio. Además, se evita la cronificación de la lesión ya que con el masaje se activa la circulación sanguinea en la zona, con lo que se activa el proceso curativo.

Los primeros minutos pueden resultar un poco dolorosos al principio del tratamiento.