Juanetes / Hallux valgus - Causas, síntomas, Tratamientos

hallux valgusUn juanete, también llamado hallux valgus, es una lesión relacionada con la posición del dedo gordo del pie que afecta a la articulación que hay en la base del dedo. Se da principalmente entre mujeres, mientras que en los hombres es menos habitual. También puede existir una propensión genética que influya en la generación de esta lesión.

En vez de apuntar hacia delante, en caso de sufrir un juanete, el dedo gordo se desvía y comienza a apuntar hacia dentro, hacia el resto de los dedos. Como consecuencia, la articulación en la base del dedo crece hacia fuera, causando el bulto que se conoce como juanete.

Un juanete puede llegar a ser muy doloroso debido al roce con el zapato, que puede provocar irritación en la piel, heridas e inflamación de la articulación. En los casos más severos, además, el dedo gordo presionará al segundo dedo hasta el punto de generar un dedo en garra.

Debido a la importancia del dedo gordo a la hora de andar, los músculos, ligamentos y articulaciones se pueden llegar a debilitar o perder estabilidad, causando otros problemas.

En otras ocasiones el juanete no es doloroso, por lo que no se trata la lesión.

Causas de los juanetes

Por razones no suficientemente claras, las mujeres sufren más a menudo de juanetes que los hombres. En este sentido, la genética podría jugar un papel relevante.

Otro factor muy relevante para sufrir de juanetes es llevar un calzado inadecuado. Curiosamente, en las sociedades donde no se llevan zapatos no se dan las condiciones para sufrirlos. El uso de un calzado adecuado puede ser beneficioso para prevenir o incluso tratar el hallux valgus. En caso necesario acude a una zapatería especiaizada o una ortopedia.

Otras de las causas posibles de los juanetes son las articulaciones débiles, problemas con los ligamentos y posturas del pie incorrectas.

Síntomas

El hallux valgus implica que el dedo gordo del pie está desalineado del resto de dedos, causando el juanete en la articulación del dedo, en la cara interna del pie. Esto causa dolor en la parte superficial de la articulación y, habitualmente, la zona afectada se irrita y se inflama.

En ocasiones, aparte de la irritación, se pueden hacer heridas y, finalmente, la bursa que protege la articulación se puede inflamar, causando una mayor irritación en la zona.

En ocasiones, los síntomas son más difíciles de observar. En estos casos las radiografías pueden ser de gran ayuda.

Tratamiento

El tratamiento no siempre es necesario. En caso de que el juanete sea visible pero no genere molestias, no es necesario tratamiento alguno. En el pasado se solía utilizar la cirugía preventiva, pero estas técnicas han caído en desuso.

En las etapas iniciales, un buen calzado puede ayudar a prevenir que el juanete se desarrolle y, en el mejor de los casos, ayudar a que éste se cure. En ocasiones se utilizan plantillas ortopédicas para corregir la postura del dedo afectado. En estos casos es muy recomendable acudir a un ortopeda antes de utilizar este tipo de plantillas.

Los vendajes funcionales o tape también se pueden utilizar para corregir la postura del dedo gordo.

Si el problema persiste, podría ser necesario considerar la cirugía para corregir el juanete. Este tipo de operación es muy habitual con el objetivo de poner el dedo recto corrigiendo así la postura incorrecta. Para ello, se elimina parte del hueso metatarsal para realinearlo. Es posible que sea necesario poner un tornillo de manera temporal. En ocasiones, se fija la articulación en una posición permanente (artrodesis).

Cabe destacar que los avances en las técnicas quirúrgicas han ayudado a reducir en gran medida las complicaciones postoperatorias. Sin embargo, siguen existiendo riesgos, de manera que el porcentaje de pacientes con efectos secundario ronda el 10%.

El periodo de recuperación es de unas seis semanas, tras este periodo la zona operada se debe haber curado y los tejidos deben haber crecido de nuevo. Mientras tanto, es necesario guardar reposo.

A pesar de todo, los juanetes pueden volver a aparecer, de manera que es aconsejable tomar algunas precauciones, como utilizar un calzado adecuado.

Otros de los tratamientos que se suelen aplicar son los siguientes:

  • Plantillas ortopédicas de silicona.
  • Férulas nocturnas para corregir la posición del dedo.

El periodo de tratamiento puede variar mucho en función del tratamiento y del paciente, puede ir de días a meses.