Hallux Rigidus - Causas, síntomas, tratamiento

hallux rigidus

Cuando se sufre de Hallux Rigidus (rigidez del dedo gordo) éste dedo se inmoviliza por el desgaste de las articulaciones entre los huesos. El dedo se queda totalmente rígido y apuntando hacia afuera, y puede llegar a ser muy difícil moverlo arriba y abajo. Esto impide al dedo acomodarse correctamente. En ocasiones, los síntomas ocurren solamente por la mañana o al ponerse en movimiento tras un periodo de descanso. Con hallux rigidus andar puede ser una tarea difícil, a veces incluso dolorosa. En ocasiones el dedo se inflama debido a que se mueve de manera no natural en el zapato.

Esta lesión puede no generar grandes problemas. En estos casos el tratamiento no es necesario. Sin embargo, si genera dolores es necesario tratarla. A pesar de que habitualmente se da entre gente de edad avanzada, en ocasiones también las personas más jóvenes podrían sufrir de rigidez en el dedo gordo.

Causas del Hallux Rigidus

Las causas más habituales del Hallux Rigidus son:

  • Desgaste del cartílago (visible en rayos X) o fisuras en los huesos. Algunos deportes tienen un riesgo más alto de generar esta lesión, como por ejemplo el fútbol (al golpear el balón), pero también los deportes en los que se salta mucho, como el voleibol, la gimnasia, etc.
  • Otros problemas en los pies pueden acabar causando hallux rigidus, especialmente el hallux valgus o juanetes y, en ocasiones, los pies planos o con demasiada curvatura.
  • La inflamación de las articulación (gota, reumatismo). Éstas también causan crecimientos anormales de los huesos que afectan a las articulaciones.

Síntomas

Los síntomas del Hallux Rigidus son:

  • Restricciones en la capacidad de movimiento del dedo gordo.
  • Dolor al andar y moverse, especialmente en la parte superior del pie.
  • A veces inflamación en el dedo gordo.
  • Zapatos que no se ajustan adecuadamente.
  • Proliferación del cartílago entre las articulaciones del dedo gordo.

Tratamiento

El tratamiento del Hallux Rigidus no es necesario en todos los casos. En ocasiones se puede tener la lesión, pero ésta no genera dolores. En caso contrario se pueden seguir los siguientes tratamientos:

  • Utilizar plantillas especiales para hallux rigidus para evitar la flexión del dedo.
  • Ortopedia: En ocasiones se puede corregir con plantillas adaptadas al pie.
  • Utiliza un calzado adecuado (sólido), con suelas rígidas puede ser de gran ayuda.
  • El reposo puede también aliviar el dolor y mejorar la lesión.
  • Artrodesis: fijación de las articulaciones del dedo gordo mediante cirugía, de manera que éste quede en una postura adecuada. De este modo se evita la fricción entre los cartílagos dañados y se elimina el dolor.
  • Queilectomía: se elimina quirúrgicamente el cartílago sobrante entre las articulaciones. Esto merma la capacidad de trabajo del dedo gordo, por lo que no se suele utilizar en personas jóvenes.