Dedo en martillo - Causas, síntomas, Tratamiento

dedo en martilloEl dedo en martillo es una deformidad en un dedo del pie causada porque la articulación entre la primera y la segunda falange del dedo se curva, con lo que el dedo adopta una forma que recuerda a una garra. Debido a esto, esta zona curvada tendera a rozar con el calzado, lo que puede generar heridas.

En el caso del dedo en garra, además, la articulación entre el metatarso y la primera falange están curvadas, lo que origina que el dedo está aún más curvado, recordando a una garra.

Esta deformidad habitualmente causa la formación de callos en el dedo afectado y, por desgracia, puede ser bastante dolorosa.

Causas del dedo en martillo

No se puede indicar una única causa del dedo en martillo. En ocasiones la causa puede estar relacionada con alguna otra lesión del pie. Por ejemplo el hallux valgus es una de las causas más comunes para el dedo en martillo. De igual modo, cundo hay problemas con la coordinación de los músculos que estiran y mueven los dedos de los pies es habitual que genere un dedo en martillo.

El uso de un calzado inadecuado puede causar esta lesión, como pasa con muchas otras lesiones del pie. El calzado que se estrecha en la punta, los dedos de los pies sufren mucha presión.

Además, otros factores como la edad, la diabetes o la arterioesclerosis pueden afectar.

Tratemiento

En tiendas de suministros médicos y ortopédicos –también tiendas web- se pueden encontrar soluciones que corrigen la posición de los dedos de los pies en cierta medida. En ocasiones pueden tener un efecto beneficioso para curar la lesión, pero en otras ocasiones solamente van a aliviar los síntomas que ésta produce. En todo caso, un ortopeda puede hacerte unas plantillas correctoras más efectivas.

A menudo es necesaria una intervención quirúrgica para resolver el problema. Es recomendable pedirle consejo a un buen cirujano ortopédico, que liberará la falange entre la primera y la segunda articulación. En caso de sufrir de un dedo en garra se desconecta la articulación del metatarso.

La mayoría de las operaciones suelen dar buen resultado, aunque no están exentas de complicaciones.