Fascitis plantar y analgésicos

analgesicosLos analgésicos o antiinflamatorios pueden ayudar a aliviar el dolor producido por la fascitis plantar, pero lo harán sin efectos curativos. Por tanto, es importante no utilizar este tipo de medicamentos para continuar haciendo ejercicio o más actividad de la que esta lesión nos permite, ya que si fuese así podría potenciarla.

Este tipo de tratamiento suele recomendarse (bajo prescripción facultativa) en la fase aguda de la fascitis plantar, cuando se padece dolor crónico.

Los analgésicos que se utilizan con mayor frecuencia, los más adecuados,  son los que tienen un efecto inhibidor de la inflamación, los llamados antiinflamatorios no esteroideos-inflamatorios analgésicos (AINE), como por ejemplo Ibuprofeno.

La única advertencia para este tratamiento es que hay que tener cuidado con los efectos secundarios de este tipo de medicamentos, los problemas estomacales pueden ser uno de ellos. Es recomendable administrarlo bajo prescripción médica.